viernes, 2 de diciembre de 2005

Orquidea negra


Yo que he mamado el universo DC desde hace años os puedo decir que el personaje de Orquidea negra es algo mas que secundario, es uno de esos personajes que aun hoy te preguntas ¿pero por que lo mantienen?; no tiene chicha ni limoná, que diria mi madre. Y es que Orquidea negra es una flor con forma humana, ya me direis que hacemos con ella en un mundo con Batman, Superman, Green Lantern, etc.
Y entonces, ¿porque demonios me compre este comic?
Facil: es que la rehacen dos bestias pardas del comic, un tal Neil Gaiman se pone a los guiones, y un chavalin llamado Dave McKean lo ilustra.
Me encanta como Gaiman crea o recrea a un personaje interesante y complejo, le da forma a una historia oscura y madura, crea tramas y subtramas, y deja el personaje listo para ser utilizado de nuevo para el universo DC.
McKean no hace uso de su impresionantes collages, si no que nos ofrece unas ilustraciones (casi fotografias) estudiadas y sugerentes: todos los personajes estan coloreados con gamas de grises excepto Orquidea negra, ilustrada en un vivo color purpura. ¿Porque?, pues por que los seres humanos de este comic tienen todos ellos un pasado gris u oscuro que, ineludiblemente, les marca; Orquidea negra sin embargo es inocente y pura, sencilla, regocijandose de su mera existencia. Y eso tambien se ha de notar. Reflejo de esta intencion es tambien el ambiente por donde se mueven los protagonistas: ciudades grises y vegetacion esmeralda, tal y como resaltaria la hiedra en un cementerio, algo tan vivo en un lugar tan muerto.
Ahora que se ha vuelto ha reeditar es una gran ocasion para conseguir este comic.

3 comentarios:

YOYAYOYYAYA dijo...

Lo he visto en las tiendas de cómics pero no he leído nada, me lo apunto. ( este semana no voy a dar a basto con tanto descubrimiento )

Adrià García dijo...

Gracias pro la recomendación Sr.Parra, este finde me paso a pillarlo que estoy seco de cómics ultimamente :)

Andrés dijo...

Es un comic altamente babeable. Coincido sobretodo con la gran capacidad que tienen mckean y gaiman para darle un empujón a un personaje y hacerlo interesante. Putos amos.