miércoles, 19 de noviembre de 2008

Etnias frikis 9: El empollón


Aaah, este no podía faltar en mi colección. ¿Quién no ha tenido en clase al típico empollón? Ese pobre muchacho con menos habilidad para relacionarse socialmente que Bush en una reunión de talibanes sin fronteras; aquel chaval que se quedaba todo el finde en casa estudiando y pasando a limpio los apuntes mientras el resto del universo descubría el sexo, el alcohol, las fiestas, las drogas o todo a la vez; es aquel tío raro al que sus padres no dejaban ver la tele cuando todos estábamos enganchados a Dragon Ball y Campeones; sí, sí, aquel que cuando todos nos fuimos de viaje de fin de curso se quedaba con los profes en lugar de hacer toooodas aquellas barbaridades que hicimos los demás.
¿Y qué es de él ahora? Seguramente espera con ansias que se organice una reunión de antiguos alumnos para pasarnos por la cara su sueldazo como cirujano jefe en una clínica privada y presentarnos a su increible topmodel-chicaplayboy-pivonazodelcopón que es ahora su mujer... o tal vez siga siendo aquel compi con cara de pajillero pero con un corazón más grande que la casa de Bill Gates, aunque le dieran de collejas día sí, día también, y que sigue viviendo bajo la estricta tiranía de su madre.
Desde este pequeño blog te digo amigo empollón: enhorabuena, no estás solo, eres uno más de nosotros, los frikis, y piensa que ahora hasta empezamos a ser bien vistos (bueno, por lo menos vamos con la cabeza bien alta).

Combos típicos: jugador de videojuegos