martes, 7 de diciembre de 2010

Doctor Who


Si bien la ciencia ficción británica nunca ha sido precisamente santo de mi devoción, las nuevas temporadas de Doctor Who (serie de culto por excelencia en Gran Bretaña) han dado un pequeño pero notable salto de mera serie juvenil a serie ci-fi de por sí.

Este agradable salto de calidad se hace sobre todo patente a partir de la 3ª temporada, donde episodios como "Parpadeo" o el doble episodio "Naturaleza humana"-"La familia de sangre" dan fe de la gran labor del guionista Steven Moffat a los mandos de la serie (creador a la par de la genial Sherlock).

Si al salto cualitativo en los guiones añadimos el excelente trabajo como actor de David Tennant en el papel protagonista a partir de la 2ª temporada, nos encontramos ante una serie que, si bien no llega a la excelencia de la actual Fringe, nos hará pasar excelentes ratos frente a la pantalla.

No os quiero llevar a engaños: Doctor Who es, ha sido y será una serie dirigida a un público mayoritariamente juvenil, pero que ha madurado y se ha aposentado en un universo propio.

Si tuviera que ponerle nota le daría un 7/10.